Seleccionar página

Ilustración, Diseño y Maquetación de portada para “El Tempranillo” de Manuél Fernández y González. Tercer número de la colección “El Folletín Español” de la Editorial Mandrágora.

Ilustración - El Tempranillo | Pablo Uria IlustradorIlustración - El Tempranillo | Pablo Uria Ilustrador

Ilustración de portada realista y evocadora.

La novela por entregas era, a la vez, un género y un sistema de trabajo. Se escribía el texto con poca antelación, a veces el escritor entregaba al editor los capítulos sólo unos días antes de su publicación. Las reacciones del público condicionaban a su vez la extensión y deriva de sus argumentos. Si tenía éxito se alargaba hasta los dos o tres millares de palabras. En la novela por entregas se entremezclaba ramplonería y truculencia con bellas imágenes literarias. Había hallazgos verbales, descripciones brillantes y argumentos que se complicaban tanto que causa regocijo preguntarse cómo saldrá el autor del atolladero. Cualidades todas que hicieron de ella uno de los géneros más populares del XIX.

Sinopsis:

Jose María Hinojosa Corbacho, alias el Tempranillo, fue un personaje real que, por una serie de razones, acabó por encarnar, en la imaginería popular, al prototipo del bandolero español. A ese encumbramiento contribuyó la atención que le prestaron grandes figuras de la literatura universal, como Próspero Merrimeé. Y el rey del folletín no iba a dejar escapar a este mito sin darle su peculiar visión literaria. Así, le dedicó una serie de folletines memorables, llenos de avatares, asaltos, duelos a navaja, odios y amores tempestuosos. Y decíamos mito porque, siguiendo los parámetros del folletín, Fernández y González acudió a la leyenda y, a partir de ahí, a su imaginación, para armar una narración en la que las aventuras se suceden sin pausa.

Si quieres un presupuesto para la portada de tu libro, ponte en Contacto.